martes, 25 de marzo de 2008

SOLEDAD


Despues de unos días desaparecido de la blogsfera, regreso y me encuentro este regalo en forma de premio de mi amiga Rox. Me quedo sin palabras y sólo puedo colgarlo y ya veré a quien se lo otorgo. Gracias de corazón, también gracias por el apoyo recibido por la publicación del relato en Narrador. Gracias Marisol, Cristina,Julio, Rox, Kebran, Sandra, Rubén, Leticia, Gaia, Gustavo, Gregorio Samsa( se que no es tu nombre, a mi también me gusta Kafka), Pinky,(que tal en el Viña), Ana, Pedro, y los que lo leyeron y no dejaron comentario.

Y despues de este rollo, una historia titulada Soledad basada en hechos reales y no tan reales y conversaciones. Espero que os guste.

SOLEDAD

Sus ojos habían perdido brillo. Era una mirada opaca que era incapaz de reflejar vida. En cambio, mantenía intacta su capacidad de oir, y aun podía reconocer las voces. "Me conoces", escuchaba, "¿sabes quién soy". El sólo podía mover la cabeza y afirmar, ya que el hilo de voz era tan fino que era inapreciable.

Que era lo que le estaba pasando. No llegaba a comprenderlo, quizás debido a la magnitud de su malestar. Sentía que se rompía por dentro, le dolía hasta el alma. Notaba gente a su alrededor, pululando como lo hacen las abejas cuando recogen néctar de las flores. Sentía el bullicio, notaba que había gente a su alrededor.

A pesar de todo ello, sintió que estaba sólo. Jamás había tenido esa certeza tan visible en su corazón. En toda su vida había estado acompañado de gente, sus padres, sus amigos, su pareja, sus compañeros de trabajo, la gente que había conocido... siempre rodeado de gente pero nunca con la consciencia de que este viaje se hace sólo. En la soledad más absoluta. Si, ahora lo veía claro.

Entonces sintió miedo, algo que calaba hasta los huesos y que retumbaba en su pecho. Algo que no sabría explicar pero que era tangible, un miedo espeso, duro, que pesaba, que oprimía su dolorido cuerpo y que le hacía cargar con una mochila vacía pero a la vez llena, demasiado llena.

Se levantó como pudo y abrió sus ojos, que empezaron a vislumbrar, sus fosas nasales se llenaron de aire y volvió a respirar, sus manos tocaron el frio banco de metal y volvió a sentir, la boca seca con reminiscencias a caramelo de limón volvieron a degustar saliva, y el bullicio se hizo oíble hasta el punto de llegarle a atronar.

El hombre le ayudó a levantarse y le preguntó si estaba bien, "si, creo que sí", le dijo y le dió las gracias por preocuparse de él.

Al llegar a su casa, le preguntó que donde había estado. "En el parque", respondió el, "pensando". Una mueca extraña pudo apreciar en su rostro, de desaprobación, pero le dió un dulce beso en la mejilla. Seguía sabiendo que este viaje en un determinado momento se hace sólo, pero esta vez no sintió miedo.

17 comentarios:

Enredada dijo...

Hola Lobo,
son la 1,30 de la madrugada y estoy trabajando, y toméndome tiempo para leerte.
Lo de la huella, es algo que te merecés amigo... mucho.
Tu escrito sobre la soledad...parece que estamos conectados, hay momentos en la vida que deben transitarse solos, y sin ese miedo que paraliza, pero es difícil Juan, a mi me es muy difícil.
La vida es caminar hacia algo y encontrar diferentes senderos, no siempre se elije el correcto, no siempre vamos por donde tenemos que ir, y es ahí, en ese momento en el que por lo menos yo me doy cuenta de esa soledad, esa soledad con multitud.
HAy distintos tipos de personas... obvio. Creo ser de las que nacen y viven tristes...
me encantó tu escrito, en cierta forma me voe reflejada...
un abrazo violetaceo
jeje
noooo VIOLETA!!!!!

CRISTINA dijo...

Tan duro como la vida y lo unico certero de la misma.

Julio Vegas dijo...

Pues yo que quereis que os diga! A mi si me mola la soledad, el estar tan a gusto a tu bola y haciendo lo que te da la gana... Aunque pensandolo bien, mis momentos de soledad suelen ser momentos de lectura, y por tanto ya no estás solo ¿Me entendeis? pero bueno, que estoy tann feliz a mi aire.

A lo que voy es que por suerte nunca he sentido la sensación de soledad.Y la de morirme tan poco, no me hace mucho, la verdad.

Rubén dijo...

Pues estar a tu bola mola un montón, pero mola más si sabes que después de eso alguien te espera y te dará un beso en la mejilla. Como en el texto de J. F. Qué mejor que juntar la soledad y la compañía. Y qué suerte el que puede hacerlo.

Ana Rodríguez dijo...

Como dijo Gustavo Adolfo Bécquer:
"La soledad es muy hermosa...cuando se tiene junto a alguien a quien decírselo".

María Jesús Lamora dijo...

Repito muchas veces a Moustaki: No estoy nunca solo, estoy con mi soledad.
Sólo un abrazo y varias sonrisas.

Anónimo dijo...

ke malo eres, kolega...

EL LOBO ESTEPARIO dijo...

Gracias a todos y respecto a anónimo, que le vamos a hacer, a todo el mundo no le podemos gustar. Si me gustaría que al menos si no te gusta me dijeras el por qué, así podríamos intercambiar criterios, aunque prefiero ser criticado que la indiferencia. Un saludo y animate a ampliar tu crítica.

Sandra Garrido dijo...

Seguramente hay cosas en la vida que requieren esa soledad, yo siempre digo pobre de aquel que no sepa vivir sin ella o que esté perpetuado a ella, es un arma de doble filo, el humano por naturaleza busca siempre compañia y busca siempre pareja... claro y es que hay que reproducirse, así lo dicta la naturaleza, pero la soledad ...bendita sea!! cuando la buscamos.

Siempre haciendo reflexionar..el lobo estepario , el lobo solitario y su araucaria.

UN abrazo

Luna dijo...

Es cierto que hay viajes que debemos hacer solos, lo bueno es encontrar a alguien esperándonos a la llegada.
Un abrazo.

kebrantaversos dijo...

HOLA LOBO
PODRÍA DAR LECCIONES DE SOLEDAD A TODA LA PEÑA
A VER ESE ANÓNIMO QUE DÉ LA CARITA
Y QUE EXPLIQUE EL PORQUÉ DE QUE ERES MALO, TU A SEGUIR ASÍ QUE LO HACES BIEN TÍO A SEGUIR ADELANTE Y NUNCA MIRES ATRÁS
EL KEBRAN

Enredada dijo...

Este anónimo, más que anónimo es un poco hombre.
Las cosas se dicen de frente, y sino con nombre y apellido.
Vos Lobo, hacés de tus escritos un arte, y el arte no es bueno ni malo en sí mismo, es Arte y al que no le guste, que no lea.
A mi, me fascina, por eso estoy dando vueltas por acá otra vez!!!!!!
abrazos

Darilea dijo...

La soledad es la peor de las compañeras aunque a veces gusta caminar a solas para encontrar al mejor amigo de ti mismo..."Tu alma"
Besitos.
Felicidades por el premio :-)
Pd: Entré aqui al ver tu seudónimo en un comentario, hace mucho leía a Lobo estepario, como hace unos tres años y desearía saber si eres el mismo. :-( Perdona si te ha molestado mi pregunta. Es que desaparecio de la noche a la mañana..

Gustavo Camacho dijo...

Algunas de las veces uno no tiene palabras, entonces pasa y se queda en un rincón. Al cruzar la mirada con el anfitrión, ambos sonríen pues saben que uno y el otro estuvieron en el lugar indicado. Gracias Lobo. Tras tus pasos...

Mentacalida dijo...

De pronto esos viajes son necesarios,enriquecen,te hacen mirar la vida de otro modo y valorar.Mas que nada estar consigo mismo es indice de valentia a atreverse a vagar entre los propios temores.

Un abrazo

Menta

TOROSALVAJE dijo...

Hay muchos tipos de soledad, la voluntaria, la impuesta, la final, y la peor de todas para mi desgracia, la que tienes siempre, independientemente de con quien estés. Esa soledad que es intrínseca a ti.

Felicidades por el premio.

Saludos.

Enredada dijo...

Cada una de las palabras que escribís,SIEMPRE, SIEMPRE, me llegan a lo más profundo del corazón.
No estoy en casa, leo mi blog desde lo de una amiga...
Se te quiere mucho LOBO DE LAS ESTEPAS,

Rox